Suspendido de empleo y sueldo un socorrista de la piscina municipal de Benaoján

Por dos días fue suspendido de empleo y sueldo un socorrista que trabaja (o trabajaba) en la piscina municipal de Benaoján. Esta decisión de expedientarlo la tomó el alcalde hace dos semanas porque al parecer un día se encontraban los motores de la piscina parados y este trabajador no avisó o no los puso en marcha. Pero esto no quedó así: el trabajador ha recurrido esta decisión del alcalde y ha presentado alegaciones a la misma, con apoyo sindical, y sabemos de buena fuente que está dispuesto a llegar a las últimas con este asunto, no por el dinero que evidentemente en este caso es mínimo, sino por haberse sentido atacado en sus derechos como trabajador, pues “un socorrista no hace labores de mantenimiento“.

Siguen pasando hechos y se dan situaciones en Benaoján que pueden y deben evitarse. El caso que el socorrista es eso, socorrista y está claro que no tiene porqué hacer labores de mantenimiento de motores.

Hablemos de motores…porque este es el quid de la custión. Motores que, recordemos, funcionan con gasoil. ¿Acaso es que ese día que dejaron de funcionar es que se quedaron sin gasoil los motores? Desde luego no es de extrañar, porque hay quien dice que son 50 litros de combustible diarios lo que se consume, otros dicen que si 100 litros, otros que si 80 litros al día…Muy pocos saben lo que se gasta en gasoil para mantener estos motores, lo único que se sabe desde el Ayuntamiento, y lo dice este concejal que les habla, es que en las últimas aprobaciones de facturas a pagar vienen cantidades dignas de tener en cuenta con el concepto “gasoil”. Pero el gasoil se gasta también para mantener abierto el centro Guadalinfo, además de los consumos de los vehículos. El caso es que se están gastando mensualmente cantidades indecentes en gasoil para tapar el problema de fondo de todo esto, que no es otro que la falta de acuerdo con la empresa eléctrica. ¿Para cuando un convenio? ¿Dónde está la solución que según el alcalde iba a llegar en breve? -eso lo dijo hace varios meses- Nadie lo sabe. Ni siquiera se informa a su corporación, al Pleno, imaginad lo que sabe la gente al respecto: NADA.

La temporada de la piscina ha cerrado ¿se sabe cuánto le ha costado la temporada al Ayuntamiento? ¿Por qué en el resto de pueblos que tienen piscina municipal todos los ayuntamientos ganan dinero con el alquiler de la misma y sus instalaciones y aquí se pierde dinero por un tubo?

Espero que el alcalde se piense las respuestas a estas preguntas porque serán re-preguntadas en la próxima sesión plenaria. Bueno, también espero que nos deje preguntar, aunque viendo los plenos anteriores, dejar deja, otra cosa es la respuesta, que si se sigue su “costrumbre”, esta respuesta consistirá en un silencio en forma de “siguiente pregunta” o en “se le contestará por escrito”, escritos que por cierto no llegan nunca y si no que le pregunten a la concejala y portavoz socialista Soraya García, que aún espera, desde hace años, escritos de respuesta a preguntas realizadas en sesión plenaria. Sí señor, viva la transparencia.
Ya veremos como acaba el asunto con este trabajador en el contencioso con el Ayuntamiento (un contencioso más a la lista del señor alcalde), deseamos que acabe bien, pero sobre todo deseamos que esa actitud del alcalde con sus vecinos o con sus trabajadores pase a ser una actitud de una persona con poderes públicos dispuesta a realizar una gestión eficiente, dialogante y digna de admiración, es decir, justo lo contrario del actual alcalde de Benaoján, Francisco Gómez.

Anuncios