Las ollas podridas del pueblo: La Estación de Benaoján (Primera parte)

Ya hace tiempo que teníamos ganas, aquí en benaolla, de hacer especiales monográficos sobre temas concretos del pueblo: defectos en sitios o instalaciones públicas, problemas específicos cuya resolución se demora, cosas que hay que arreglar, etc. Vamos a denominar a estos monográficos “Las ollas podridas del pueblo“, porque realmente son cosas desgraciadas que ocurren, ya sea por infortunio, dejadez de los responsables o por el motivo que fuese. El caso es que nuestro pueblo tiene de esas cosas y estamos seguros que muchos de que todos los vecinos podemos mostrar algunas “miserias” -por llamarle de otra forma- y el caso es que por unas cosas o por otras, las miserias continúan ahí con el paso del tiempo y nadie tiene a bien arreglarlas, a pesar de que muchas veces ocurren desgracias que se podían haber evitado como veremos más adelante en algún caso.

Vamos a empezar estos artículos especiales con un sitio que resulta ser la parte turística de nuestro pueblo: La Estación de Benaoján, donde como sabéis se ubican los mejores restaurantes o sitios de comida del pueblo, también está el Hotel Molino del Santo, (emblema del turismo en Benaoján y premiado con diversos galardones como uno de los mejores hoteles de España según las opiniones de Tripadvisor), la propia Estación en sí, con el Nacimiento “Los Cascajales” y el río y todo esto hace que la Estación de Benaoján reciba muchísimos turistas que han hecho que se propaguen las casas de turismo rural que propician que muchas familias benaojanas puedan tener ingresos. También hemos de anticiparos que esta olla podrida de La Estación la dividiremos en dos partes, en la primera, que es la que estáis leyendo, se os contarán de forma escrita y visual los problemas y asuntos de interés y en la segunda intentaremos sacar una serie de conclusiones y con la mayor objetividad posible procuraremos con toda la prudencia que se pueda aportar un granito de arena con nuestra opinión para que todas estas cosas que aquí os vamos a relatar tengan una solución más o menos satisfactoria.

Decíamos que los turistas acuden casi en masa a estos incomparables parajes de abajo del pueblo, pero desgraciadamente muchos de estos turistas no solo se quedan con la belleza de La Estación y su entorno, también resaltan algunas “cosas” que al final son las que constituyen parte de las miserias que aquí vamos a documentaros. Y no solo los turistas, los propios vecinos “sufren” en sus carnes y de forma directa parte de esos problemas, como son calles en mal estado, alumbrado público deficiente, etc. Hace tiempo, alguien creó un blog denominado “La Estación de Benaoján también existe“, al cual acompañó de una página en facebook; desgraciadamente esta persona tiene abandonado este blog, donde se iban exponiendo con fotos muchas de estas miserias que aquí vamos a reproducir. Si la persona o personas que administraban dicho blog leen este artículo, desde aquí les animamos a que continúen con él, apoyándoles de la mejor forma que se pueda.

Vamos por partes, en este caso por los distintos puntos geográficos/urbanos de La Estación. Empezamos por la calle principal, es decir, la que va desde el bar Stop hasta el paso a nivel. Esta calle fue re-asfaltada el año pasado. Se aprovechó para regenerar las tuberías y cañerías y por tanto todo se hizo nuevo: saneamiento, asfaltado… Quedó -y queda- pendiente meter un tubo de saneamiento porque por lo visto ADIF no daba permiso. El caso es que, aparentemente quedó terminado. Pero con el paso del tiempo, alrededor de un año, vamos a ver el resultado:

Alcantarillas hundidas, una caja de cocacola tapando unos tornillos salientes que podría provocar una lesión si nos tropezamos con ellos, la propia calle en algunos sitios se ve que se está hundiendo tal vez por el peso de los vehículos y camiones que suelen aparcar en ella, además del propio y continuado tráfico que suele haber en la zona.

Aquí lo vemos mejor:

Además, las jardineras de esta calle principal las destruyeron cuando asfaltaron y después de más de un año siguen sin reponerlas. Además trozos sin jardinera que los de ADIF “sustituyeron” por unos bloques de hormigón y una valla metálica…inaceptable, y ahí sigue. También podemos apreciar la suciedad de la calle , con las manchas negras de aceite de coche o a saber…Veamos fotos de las jardineras y de la valla antes mencionada:

 Pero antes de entrar en la calle principal, accedemos por la calle de entrada a la Estación, es decir, la carretera que va desde el cruce hasta el Bar Stop. Esa calle o vía se arregló hace unos 15 años, siendo Cristóbal Becerra (que en paz descanse), alcalde del pueblo. Aún no estaba construída -ni planificada- la urbanización de las casas amarillas, es decir, la de las cincuenta casas de las que luego quebró el promotor. Sin embargo, la acera que se hizo fue -y es- diminuta por algunos tramos, inexistente por otros y en general ridícula, en la mayoría de la calle solo está a un lado, cuando está. Si alguien quiere pasear por ejemplo con un carrito infantil, lo tiene complicado, debiendo acudir a la propia carretera para poder avanzar. Veamos las fotos:

En el cruce del bar Stop, si nos vamos por la calle de dirección al restaurante “El muelle”, nos encontramos que justo al final de la hilera de casas que hay a la izquierda de la calle la calle se queda sin asfaltar. Continúa un carril que a la izquierda tiene unas casas viejas y faltas de reformas que dan un aspecto bastante lamentable al entorno, como podéis apreciar en la foto de la izquierda. Al final llegamos al restaurante “El muelle“. En verano no hay mucho problema, pero en invierno se forma barro, charcos grandes de agua..en fin. Además de algún boquete que los propios vecinos tienen que tapar con piedras, también en ese tramo donde acaba el asfaltado sube una calle hacia arriba que da a la via de acceso a la Estación, esta calle no está asfaltada sino que está de piedra vista (!!), y claro, imaginad el resultado con el paso del tiempo: piedras levantadas, tramos hundidos… Añadir también que hubo un convenio con el constructor que retomó la terminación de la urbanización de las casas amarillas para que se arreglaran estas cosas y además se hiciera un mini-parque infantil entre la via y la calle, en una zona bastante propicia (siempre que se pusieran las medidas de seguridad oportunas). De hecho hasta hubo un convenio firmado con dicho constructor. Pues bien, ni se arreglaron las cosas, ni se hizo parque infantil, ni nada. Todo sigue igual y los foráneos que van al restaurante de nuestra amiga Gina imaginad lo que piensan… Y que conste que el restaurante cumplió el pasado 30 de mayo 10 años abierto (por cierto, enhorabuena a Gina y a Cristóbal por estos 10 años de buena comida) y 10 años sin acceso en condiciones. Bueno, las fotos hablan por si solas. Aquí las tenéis:

Ahora cambiamos de punto y nos situamos en el paso a nivel.

Lo cruzamos y accedemos a la calle que va hacia el río, hacia el charco de la barranca o al camino de Jimera. Esta calle también tiene sus garbanzos negros: suciedad, deterioro del cementado, muro de protección del río semiderrumbado, alcantarillas hundidas…Las fotos que veis aquí a la izquierday abajo  son bastante ilustrativas.

 

En la siguiente foto, abajo, vemos el río y los vertidos de aguas fecales que caen sobre él. La depuradora que quieren construir en un par de años arreglaría esto…se supone. Eso sí, si el sitio elegido es “La fresnedilla”, a ver como llevan las aguas fecales hasta allí, porque por su peso implicaría re-entubarlas de nuevo y además la de las casas de la estación tendrían su historia. El caso es que aunque afortunadamente el agua del río ya viene depurada de Ronda, o digamos semidepurada porque en La Indiana tambián hay puntos de contaminación, aquí ya la terminamos de rematar con los vertidos de los pueblos de Montejaque y Benaoján. “La mierda, pa la Estación“, como dicen algunos paisanos. Pero estos temas de la depuradora constituirán otros guisos que abrá que catar en su día. Sigamos con el nuestro, con nuestra olla especial.

Ahora nos vamos a ir a “la plaza” como la conocen desde el pueblo o “el llano”, como conocen los vecinos auténticos de la Estación a esta zona donde se hace la verbena de la Estación. El estado deplorable de esta zona es digno de estudio. Porque aunque es el sitio donde se celebra todos los veranos la verbena, la verdad deja mucho que desear, no sólo por el cementado sino por la lamentable imagen de la antigua fábrica de embutidos de los hermanos Guerra (Embutidos Aguilar) que está en ruinas. Esa fachada de la fábrica se cae literalmente a pedazos, y no solo la fachada, las ventanas y puertas medio podridas, etc. Y la calle, el cementado, medio levantado por muchos de sus puntos. Asimismo, desde una especie de tunel de la fábrica se accede a una calle en la que se ha construido -o mejor dicho, medio-construido- una urbanización. Dicha urbanización, que insistimos está a medio construir, recibió el permiso de primera ocupación por parte de nuestro Ayuntamiento. Sin embargo, ni los propietarios pueden poner luz, ni teléfono, y para colmo la calle está casi siempre cortada con una valla metálica como podemos apreciar en una de las fotos que os ponemos. Una calle pública, con viviendas escrituradas y con permiso de habitabilidad y que no pueden enganchar la luz y algunas veces ni acceder a esa calle…¿Dónde se ha visto eso? Pues aquí, en Benaoján. Muy mal por dar ese permiso de primera ocupación sin que de verdad se pueda ocupar. Muy mal por permitir cortar la calle. Muy mal por dejar instalada una grúa sobre viviendas habitables. Bueno, este tema tal vez requiera un artículo especial porque cada vez huele peor. Mientras tanto os dejamos las fotos de todo lo comentado:

 

Las fotos, como podéis ver, con bastante ilustrativas de todo lo que os hemos relatado. Porque los vecinos que religiosamente pagan los impuestos y vamos a ponernos en la piel de aquellos que han comprado una casa y que no pueden disfrutarla por no poder ni enganchar la luz. ¿Quién es el responsable de esa licencia de primera ocupación? ¿Por qué no se ha esperado antes de dar esa licencia a que se arregle la calle, a que haya posibilidad de enganche de luz, a que la calle esté medianamente accesible…en definitiva, a que los impuestos sirvan para algo, más que para pagar las nóminas de los políticos y de los funcionarios.

Siguiente tramo. Ya nos dirigimos hacia el Hotel Molino del Santo. Pasamos antes por el puente del arroyo saliente del Nacimiento,y ya en el puente vemos unos tubos para cables en teoría para contener cables eléctricos que no se sabe su sentido…Además, hay una filtración de aguas fecales y, a veces, huele “raro” en el mismo puente. Luego continuamos y nos encontramos la urbanización llamada popularmente “La colmena” . Este apodo ya podéis imaginar porqué es: conglomerado de viviendas en poco espacio. Esta “urbanización” se empezó a construir unas semanas después de que Alexis abandonara la alcaldía, fue este alcalde el que otorgó licencia de obra, unos días o semanas antes de irse del Ayuntamiento, a una constructora para construir, según licencia otorgada, ocho viviendas. Ocho viviendas en el sitio donde normalmente se construía una, pues ese solar era continuación de otros con casas adosadas. Ocho viviendas sin aparacamientos, sin calle de acceso, eso sí, con una mini-piscina o casi bañera comunitaria. El PGOU en aquél momento no permitía esa construcción (tampoco lo permite el PGOU que ahora se pretende aprobar), ese sitio ya no es que fuera o no urbano, es que por consolidación urbanística era una aberración. Pero esto no quedó así, la constructora, viendo el potencial de ventas (era la primera urbanización que se iba a construir en la Estación), decidió literalmenre”escarbar más” y de paso elevar y donde se dio licencia para 8 empezó a construir 16 viviendas (lo que era 8 x 1 planta pasó a ser por la cara 8 x 2 plantas). Cuando el ayuntamiento se percató del tema, ya gobernando el capa, hay que reconocer que hizo lo imposible para parar la obra, con el apoyo de su teniente alcalde, el chapu,  y lo consiguieron. Se reconocía la aberración urbana que Alexis en su día concedió y se intentó parar la obra y de hecho se consiguió. Pero la obra estaba bastante avanzada en cuando a estructura y las dos plantas estaban hechas, como podéis comprobar en las fotos…en fin, que entre el Ayuntamiento, los compradores, etc. aquello se quedó muerto…hasta hoy. Tenemos conocimiento de que la constructora renueva anualmente su “licencia” de obra, es decir, que eso en cualquier momento se podría reactivar el tema. El ayuntamiento, como no, cobra las perras y se la renueva, en vez de pensar en demoler esto que tanto daño a la vista -y al turismo- hace. Recordemos que es sitio de paso para el  principal Hotel del pueblo, el Molino del Santo, que da trabajo a numerosas familias e indirecto a otras tantas. Y la verdad, es lamentable que esto lleve así tantos años y que nadie haga nada. Pasó el capa, que tal vez fue el que mejor alcalde que se portó en este caso concreto, pero luego ni Soraya García, ni el propio alcalde actual, el detective, hicieron nada por quitar este esperpento del medio. Y hablamos del año 2003 aproximadamente cuando se empezó este tema. Ha llovido y…nuestro Ayuntamiento no hace nada para solucionar esto. La solución es conseguir una orden de demolición, no se pueden permitir ni 16 ni 8 viviendas en un solar de 800 metros cuadrados en una calle donde hay ubicadas casas adosadas. Pero ya hablaremos de soluciones en la Segunda Parte de este artículo. El caso es que en este caso no se cumplen las normativas urbanas, ni las del antiguo plan urbano por donde se conedió licencia, ni del actual; dicha licencia ha expirado o debido de expirar…en fin, esto no hay por donde cogerlo. También, además de La colmena, observamos  alguna que otra construcción ilegal, a medio terminar, que también el capa paró en su día y que da el cante, aunque no tanto como La colmena. Bueno, vamos con las fotos, que la olla está que arde (justo debajo de la planta a nivel de calle, en La colmena, hay otra planta, aunque parezca que no)…interesante, ¿eh?:

     

Vamos a hacer una mención especial a una caseta de tensión eléctrica que hay situada junto al río del Nacimiento, casi llegando al puente,. ¿Alta tensión? ¿Media tensión? Según el cartel que pone en la puerta de la caseta es Alta Tensión. Nos tememos que una caseta de tensión eléctrica pegada a un río y en medio del casco urbano, tiene poco de legal. Dicen que eso está denunciado…¿Nos lo creemos? Esa caseta tiene un cartel en la puerta que dice algo así como “Alta tensión, peligro de muerte”. En medio de la calle. Esa caseta no es propiedad del Ayuntamiento, es de la empresa “Eléctrica de la Serranía de Ronda”. De quien sea, la pregunta es ¿esa caseta puede o debe estar ahí? Cualquiera podria pensar o diría que no. Pero ahí está. Y no pasa nada. Aquí la tenéis:

Solo ver los manojos de cables tan gordos da susto. ¿Pero los cables de alta o media tensión por Ley no deben estar enterrados un metro bajo tierra? Pues aquí no, aquí van por el aire, a una altura que no supera los 10 metros. ¿Alguien del Ayuntamiento, que es el encargado de velar por los intereses de los vecinos, ha encargado una medición independiente de las radiaciones eléctricas de esta caseta? Seguramente esté todo en orden, eso es lo que queremos, pero nos quedamos más tranquilos si nos lo verifican y quien mejor que nuestro Ayuntamiento.

Dejamos esta calle, con el tema de la caseta eléctrica y nos adentramos más adentro donde llegamos a una alcantarilla-justo en la intersección de las dos calles- atascada desde hace años que nadie arregla, y seguimos para arriba, hacia el Hotel o mejor, hacia lo que la gente conoce como “el camino del río“.

Quien haya estado paseando por este camino recordará el estado en que se encuentra, realmente está mal. Iluminación no sólo anulada por la rotura de las farolas, sino con cables a la mano de los niños: el día que algún niño se quede pegado que se prepare el Ayuntamiento. El “camino del río”, como su nombre indica, en invierno sirve de conducto de aguas porque la canalización que hay montada se desborda cuando hay lluvias copiosas, se sale el agua hacia el camino y todo va a parar a la Estación. Hace dos años, no hace falta irse más lejos, se inundó parte de la estación, incluso algunas viviendas como la de la tienda de la Estación, por culpa de este agua que venía por el camino. La solución es poner alcantarillas que viertan el agua en el propio Nacimiento: una solución económicamente factible y que en unos días está solucionado.

Pero claro, hay que ponerse…Y nadie se pone. Eso sí, cuando llueva mucho, que se las apañen los vecinos. Ojo y esperemos que esto no ocurra, pero desde luego si la solución no es costosa ¿por qué no se hace? Por otra parte, el patrón típico de toda la Estación, que es el cementado de la calle, aquí está igual o peor: calle medio levantada en algunos tramos, alcantarillas hundidas…Lo comprobáis vosotros mismos con las fotos que os estamos añadiendo.

Más fotos:

      

Mención especial para esta foto de la izquierda: “el arroyo del agua” vierte en ese “cuadrado” de piedras conectado con una alcantarilla a la cual le entra un tubo de diámetro X y cuya salida es un tubo de diámetro X / 2; ¿resultado? cuando ese arroyo vierte mucha agua debido a lluvias abundantes y copiosas, la alcantarilla, como no da abasto por la diferencia de diámetros de tubos entrantes y salientes, revienta y por tanto el agua de ahí se acumula a la que ya comentamos antes del “camino del río” y hacen que la calle se convierta literalmente en un río. Ese agua del arroyo está canalizada para vertir, atravesando el parking del Hotel, hacia el arroyo del Nacimiento, pero claro…si se hubieran hecho las cosas bien, así hubiera sido. El caso es que hace dos años hubo que traer una máquina que abrió un boquete para que el agua pudiera conectar debidamente con el tubo grande. Boquete que se quedó abierto hasta que abrieron en febrero el Hotel, que fue cuando lo mismo que lo abrieron, lo cerraron. Es decir, todo como estaba. Dicho de otra forma, si vuelve a llover copiosamente, la Estación por esa parte se inundará de nuevo y nadie hace nada por arreglarlo.

Y ya está. Seguramente los vecinos de la Estación tendrán más cosas que decir y que añadir a todo esto. También sabemos que nos hemos dejado cosas atrás, como una cañería abierta que vierte al río las aguas fecales, como algún que otro boquete en el suelo tapado por los propios vecinos con piedras, como algún hierro saliente que hace unas semanas provocó que un vecino sufriera un accidente que estuvo a punto de ser grave… En definitiva, sabemos con total seguridad que hay más “miserias” que contar, que esta olla está podrida por más sitios. Pero creemos que esta referencia tanto textual como ilustrativa puede servir de base para que todos nos hagamos una idea de lo bien que está cuidada la joya de la corona del turismo en Benaoján, es decir, La Estación de Benaoján.

Como ya hemos anticipado, en la segunda parte de esta olla vamos a exponer más opiniones de este tema, vamos a proponer soluciones y vamos a instar a nuestros mandatarios a que tomen cartas en el asunto. No pretendemos culpar al equipo actual de gobierno porque muchos, la mayoría de estos problemas, vienen de largo, de hace años, pero es por eso, porque pasa el tiempo y no se solucionan, por lo que estamos aquí para denunciarlo públicamente. Sabemos que esta página, benaolla, y su administración, recibirá muchas críticas por mostrar públicamente estas cosas, pero no nos importa siempre que sirva esto para concienciar a los gobernantes que aquí no se es un buen dirigente por tener liquidez o dinero en el banco, se es por tener contento al pueblo, por cuidar del entorno y, en este caso particular de La Estación de Benaoján, tendrían que poner especial énfasis en ello. No hay más que recordad la propaganda electoral de los partidos antes de las elecciones municipales para ver cómo se les llena la boca hablando de las bondades del turismo, de potenciarlo, de la Estación como eje del mismo, y a la hora de la verdad, ya estáis viendo el resultado. Pero insistimos, en la segunda parte ahondaremos más concretamente en cada uno de los problemas aquí expuestos y aportaremos más opinión y soluciones. Como siempre, benaolla está abierto a vuestras opiniones, los lectores sois la base de esta página y vuestro parecer es más importante que cualquier otro. Por eso os animamos a que comentéis todo lo que queráis y además si tenéis más sugerencias sobre otras ollas podridas que convendría publicar, ya sabéis que nuestro email es benaolla@gmail.com y tanto por correo electrónico como en este mismo blog con vuestro comentarios podéis escribir al respecto.