Operación tortuga

Dicen que al caso de posible malversación de caudales públicos de Montejaque, del que tenéis buena cuenta aquí en benaolla, le llaman “Operación tortuga” por la lentitud con que van transcurriendo los acontecimientos. No sabemos si ese nombre es el oficial o no para el caso, pero lo que sí es cierto es que realmente el tema va lento. Y la lentitud puede ser por dos motivos: porque la justicia es siempre lenta o porque realmente no hay “materia” para acelerar el asunto. El caso ese ese, que va lento, que hasta el día 28 de mayo no tiene que declarar Miguel Alza y que mientras tanto, la auditoría sigue su curso en el Ayuntamiento de Montejaque, donde dicen las malas lenguas que “están saliendo cosas nuevas”. Pues si de verdad son cosas nuevas y son cosas mal hechas, que las denuncien y si no sale nada, que lo aclaren públicamente.  Todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario y ahora toca demostrar que lo que se ha dicho y hecho es cierto, por ejemplo es el caso del secretario/interventor del Ayuntamiento de Montejaque, Juan Carlos Fernández, que como recordaréis acusó directamente a Miguel Alza de las posibles irregularidades mediante una carta dirigida a los representantes de los partidos políticos montejaqueños (PSOE y ADIA). O como el caso del partido ADIA, donde en un comunicado público del que tenéis buena cuenta aquí en benaolla,  se hacía preguntas mencionando por ejemplo a “la Pili” (Pilar Guzmán)como Tesorera y donde en cierta forma descargaba responsabilidades sobre los dirigentes montejaqueños de la anterior legislatura.

Con la “Operación Tortuga”, Diego Sánchez, o Don Diego como es popularmente conocido, tiene una papeleta en su mesa y veremos a ver a quién le toca el premio gordo.

Anuncios