Elecciones autonómicas 2012: visión autonómica

La política es desde uno de los “inventos” más raros que existen: ayer, una vez conocidos los resultados definitivos de las elecciones andaluzas comprobamos como el vencedor –Javier Arenas (PP)– se quedó como un campeón sin premio, la cara era todo un poema y no podía disimular su malestar por lo que parecía una  derrota a pesar de haber ganado. Griñán (PSOE), que parecía resurgir de sus cenizas, estaba pletórico, a pesar de que su partido pierde votos y escaños; sus compáñeros socialistas brindaban con champán por lo que parecía una victoria. I.U. sí que duplicó sus diputados regionales y tiene la llave del gobierno, pero una llave de la que tiene copia el propio Griñán, ya que Valderas se ha encargado de que esto sea así. Anoche mismo el dirigiente izquierdista decía que llegaban “nuevos tiempos para la izquierda” en referencia clara a un pacto con Griñán. Las bases de I.U. parece que no están por la labor de ese pacto, pues es de todos sabido que en las bases, los “comunistas” quieren menos a los socialistas que a los del PP, por ejemplo el alcalde de Marinaleda y diputado andaluz, Sanchez Gordillo, dijo anoche que I.U. “hace mal si se une con el PSOE porque el PSOE es un barco a la deriva”. UPyD no es que no levante cabeza, es que la Ley electoral impide que un partido con 130.000 votos, que son los que obtuvo ayer en Andalucía el partido de Rosa Díez, no tiene representación parlamentaria. El que sigue cayendo en picado es el partido andalucista (PA), que no levanta pie con cabeza y que salvo alguna representación importante  en algún ayuntamiento (como el de Ronda) y algunas alcaldías, poco más tiene.

Con todo esto, podemos sacar alguna conclusiones:

1) Andalucía teme más a los recortes que a los EREs.

2) La abstención, muy alta, ha perjudicado -contra todo pronóstico- al PP. 

3) Griñán acertó en separar las elecciones generales de las andaluzas.

4) Izquierda Unida no va a repetir la pinza antisocialistas de Extremadura.

5) 130.000 ciudadanos que votan al mismo partido (UPyD) no obtienen representación “gracias” a la Ley electoral que ni a PSOE ni a PP les conviene cambiar.

6) Griñán se convierte, a la vez, en un problema para Rubalcaba y en un balón de oxígeno para el PSOE. Recordemos que Griñán no apoyó a Rubalcaba en las primarias socialistas, decantándose por Carmen Chacón.

7) Arenas no saca partido de la corrupción ni del desgaste de 30 años de gobierno socialista: tal vez el PP debería pensar en cambiar de lider o de estrategia. Ayer la sede del PP parecía un funeral.

8) Rajoy ha comprobado como en menos de 4 meses de gobierno la gente se ha dado cuenta de que la política de recortes afecta más al ciudadano de lo que él se cree. Y esto se traduce en votos.

9) La Junta de Andalucía ahora también recortará, porque el objetivo de déficit tiene obligatoriamente que cumplirlo. El PSOE también recortará, que no nos quepa duda.

10) Las encuestas no sirven para nada. Mucha gente decide el voto en el último momento y ningún líder político puede darse por ganador hasta el recuento final.

Anuncios