Elecciones municipales 2011 (Parte 1)

Las previas, con seis listas.

Seis listas, nueve sillones. Mucha tela. Complicado para una mayoría absoluta, por no decir imposible. Pero…hay que hacer todo lo posible para al menos conseguir una mayoría decente (3 o 4 concejales), o salir airosos de los malos augurios de las formaciones o líderes sin experiencia.  Pero…¿todo vale? Dicen que no es casualidad que a todos los vecinos les llegue una carta con el sello del Ayuntamiento unos días antes de que comience la campaña electoral. Y más si en la carta se detallan y explican los logros del máximo mandatario del consistorio en ese momento, el detective. Es verdad que un alcalde puede informar a los vecinos de lo que se estime oportuno y que la información debe transmitirse en beneficio de la máxima transparencia de la gestión pública, pero hacerlo unos días antes del comienzo de la campaña de las elecciones municipales deja un rastro de tufo a propaganda, difícil de soportar. Legalmente puede ser factible y aunque hubo rumores de denuncia a la Junta Electoral, al final todo quedó en nada y la supuesta propaganda, enviada quedó.

La campaña, los mítines y los regalitos del PSOE y PP.

Intensos días de campaña la vividas el 22/M en nuestro pueblo. En los días de campaña el rumor, las especulaciones y las apuestas estaban al orden del día en los bares y tiendas, en la plaza y en la avenida, en las tertulias y en las charlas vecinales: que si Joselino perderá un concejal, que si barriche no conseguirá nada, que si la Soraya sube uno, que si la “niña nueva”-como la llaman algunos a la candidata de Izquierda Unida- puede pegar el pelotazo, que si el detective va a ganar, que si el PP se va a quedar con los votos de Joselino… Unas veces con cierto fundamento y otras veces con un desatino total, la gente hacía sus propias previsiones. Los mítines oficiales eran de forma legal acaparados por PSOE, PP y en menor medida por IU. Los demás partidos no podían –de forma oficial- hacer un mitin público porque estos tres partidos ocuparon todos los días de campaña para mítines aunque a la hora de la verdad pocos mítines hicieron. La campaña se hacía como la tradición manda en los pueblos: entregando casa a casa los sobres, los partidos con recursos, concretamente PP y sobre todo PSOE, dando regalos que aunque alguien opina que “eso es comprar votos” en benaolla creemos -o más bien esperamos- que poco pudieron influir en la papeleta que se introduce en el sobre. Si la gente vota a un partido porque le regalen una bolsa para guardar congelados, apaga y vámonos.

Adiós, candidata, adiós.

Ciertamente esto de los mítines quedó en segundo plano cuando entre el jueves y el viernes, es decir, uno o dos días antes de la jornada de reflexión, se daba a conocer que por decisión judicial la candidata de IU, la “niña nueva”, era literalmente eliminada de la lista electoral de su partido. No sabemos si por desconocimiento de ella misma, por dejadez o irresponsabilidad de su propio partido, el caso es que por el hecho de ser suplente de Juez de Paz era retirada de su candidatura y por tanto el resto de candidatos “ascendían” un puesto.  El caso es que la candidata de esta formación de izquierdas se despidió sin tener ni siquiera la oportunidad de decir adiós, despedida que sus compañeros de partido se encargaron de vociferar, aclarando la nueva situación, altavoz y volante en mano. Además, y como mucha gente reconocía, esta decisión podía influir en el voto de la juventud que en principio lo iba a acaparar en su mayoría la candidata de IU -o eso decían- y que ahora, con la retirada de esta candidata, ese voto se lo llevaría la candidata socialista, de ahí que más de uno denotó cierta alegría en dicha candidata cuando conoció la noticia (“está que no cabe en el pellejo” -decían algunos) .  También había quien comentaba que era el detective el beneficiado, pero vistos los resultados finales, estaba claro que eran comentarios sin fundamento. Incluso algunos, tal vez de forma malintencionada, se encargaron de difundir el rumor de que todo esto era una maniobra política del propio detective, si bien a tenor del recuento final, parece claro que se equivocaron. Qué casualidad tanta… “equivocación”.

El día de la votación y los sobres de colorines

Como era de esperar, la votación transcurrió sin incidentes reseñables, si acaso comentar lo del color del interior de los sobres, incidente que se produjo en el recuento y se tomaron como excusa para solicitar la anulación de los votos de cierto partido “es que todos los sobres con el fondo azul son del PSOE”- decían… Con buen criterio, la presidenta de la Mesa hizo caso omiso de dicha reclamación que desde luego carecía de fundamento y lógica como se demostró en los sucesivos sobres que se iban abriendo cuyo color interior variaba de forma azarosa. Así que, salvo esta anécdota, el recuento transcurrió con normalidad e iba dilucidando poco a poco la abrumadora mayoría de votos para la Soraya y para el detective y la escasez de los mismos para el resto de partidos, sobre todo para Joselino y barriche, que si destacaban en algo era porque “no les votaba ni Dios”-como diría un castizo. Al final, y después del estricto y desde luego sorprendente empate entre PSOE (Soraya) y APB (detective) en la Mesa B, la Mesa A decantó -no sin cierta incertidumbre- el cuarto concejal para los socialistas y por veintipocos votos no quedó IU fuera del consistorio a favor del detective. El PP, por su parte, consiguió estabilizar su concejalía,  pero con cierta tendencia en votos a la baja. En otras palabras, lo que todos ya conocemos: el PSOE se hizo con 4 concejales, APB con 3 concejales, el PP un concejal y por último IU también con un concejal. ADIA y AIB (o sea, barriche y Joselino) fueron los grandes derrotados de la jornada.

 Una euforia llena de preguntas

Abrazos, saltos de alegría y hasta algún cántico mostraron los seguidores socialistas por su triunfo. Es lo que se denomina euforia. Pero… ¡si no han conseguido mayoría absoluta! Bueno, el caso es que o bien daban por hecho el apoyo del concejal de IU, o bien lo daban del PP.  Apostemos por la primera de las opciones. Hay quien dice que ya está todo pactado, pero en benaolla no nos lo creemos. El caso es que Soraya deberá pactar con alguien para poder ejercer con cierta tranquilidad su alcaldía. Y ahora vienen las preguntas:

  • ¿Pactarán PSOE e IU? Y si lo hacen ¿a cambio de qué? ¿Se acordarán los de IU de la faena de PSOE+PP+Joselino  para quitarle la alcaldía al capa cuando éste ganó con IU las elecciones de 2007?
  • ¿Apoyará el PP al PSOE como hizo en las elecciones de 2007? En benaolla lo dudamos, más que nada porque el propio partido no lo va a permitir. Si el PP mantiene su línea política y sobre todo respeta a sus votantes, que como todos sabemos “no quieren al PSOE ni en pintura”, este apoyo nunca se va a producir.
  • ¿Algún acuerdo entre el detective y la Soraya? Imposible. Primero por el carácter del candidato de APB y segundo porque la candidata socialista nunca le va a perdonar que el primero la levantara del sillón. Hay cosas que escuecen durante mucho y los políticos son los que menos olvidan estas cosas.

Descalabro, reflexiones y fin.

Y ya está. En las próximas dos semanas saldremos de dudas de los pactos que se avecinan. Ahora toca apostar de nuevo, pero no sería malo dejar un poco de tiempo para la reflexión. El descalabro electoral de ADIA y AIB y  tiene que tener sus motivos: ¿dónde han ido a parar los 250 votos que tenía Joselino? ¿Por qué barriche no ha sacado ni un solo concejal mientras que su “jefe” de Montejaque (Don Diego) ha sacado mayoría absoluta? Benaoján es un pueblo con disparidad política, pero la gente quiere soluciones a sus problemas y si el candidato o candidata de un partido, sea del color que sea, encuentra esas soluciones lo van a votar. Lo mismo votan a uno con ideología de derechas que a otro de justo lo contrario, el caso es que la persona que ocupe el mando sea honesta y haga todo lo posible para que el pueblo prospere. No quieren regalos ni promesas electorales, quieren trabajar, quieren sacar adelante sus casas y sus empresas y no quieren que el Ayuntamiento sea un problema, sino todo lo contrario: una solución.

Anuncios